Muchos factores contribuyen a unas elevadas emisiones de escape y es importante contar con un proceso de diagnóstico. La reducción general de los límites en la prueba de emisiones puso el foco en el hecho de que el motor debe funcionar de la manera más eficiente posible para pasar la prueba. Cuando un vehículo no pasa una prueba de emisiones, debemos centrarnos en las áreas clave y tomar las medidas necesarias.

  • Limpiar los inyectores de combustible
  • Revisar / reemplazar el filtro de aire
  • Revisar / reemplazar el filtro de combustible
  • Limpiar el motor
  • Reemplazar el aceite y el filtro
  • Comprobar si hay fugas de aire
  • Controlar el circuito de ventilación del cárter
  • Realizar una prueba de carretera prolongada
  • Verificar los códigos de error de la gestión del motor
  • Volver a testar el nivel de emisiones del vehículo

La implementación de las diez principales medidas de reducción de emisiones ayuda a eliminar la contaminación de los sistemas de combustible y aceite y le da al vehículo la mejor oportunidad de pasar la prueba.
Si las emisiones de los vehículos siguen siendo altas después de implementar estas medidas, se necesita más investigación.
Esto incluye la inspección y limpieza del sistema de admisión y las válvulas de admisión, el funcionamiento y limpieza del EGR, la limpieza interna y externa del intercooler, el funcionamiento de los sensores y la eficacia del refrigerante.