¿Cómo Funciona un Motor?

Aprende a Cuidarlo con Productos Wynn's para Prolongar Su Vida Útil

Un motor de combustión interna se encarga de transformar la energía química (combustible) en energía mecánica (movimiento). Pero, ¿cómo funciona?

Cuando un motor entra en funcionamiento, se produce una explosión dentro de los cilindros, que provoca el movimiento de los pistones, trasladándose después este movimiento a las ruedas. El funcionamiento de un motor tiene 4 fases diferenciadas (los “famosos” 4 tiempos):

  1. Admisión: En la fase admisión, en los motores diésel se introduce aire en el cilindro a través del sistema de admisión y de las válvulas de admisión y en los motores gasolina se introduce mezcla de aire a través de las válvulas de admisión y combustible a través de los inyectores. Esta entrada de aire o mezcla de aire y combustible provoca una bajada del pistón.
  2. Compresión: En el momento en el que el pistón baja del todo al producirse la admisión, las válvulas de admisión se cierran, comenzando la fase de compresión. El pistón comienza a ascender, comprimiendo el aire o mezcla de aire y combustible en el interior del cilindro.
  3. Combustión: Cuando el pistón está en el punto más alto, es decir, cuando el aire, o la mezcla de aire y gasolina se encuentran en el punto de compresión más alto. En este momento, en los motores gasolina, la bujía prende una chispa que provoca la explosión de la mezcla de aire y gasolina comprimida. En los motores diésel, cuando el aire está en el punto máximo de compresión que provoca que la temperatura suba hasta aproximadamente 850°C, se pulveriza el combustible en el cilindro a través de los inyectores. La elevada temperatura que se alcanza dentro del cilindro hace que el diésel arda inmediatamente, debido a que alcanza su temperatura de auto-ignición. Los gases que se producen tras la explosión se expanden, haciendo que el pistón vuelva a bajar hasta abajo.
  4. Escape: Y finalmente, la válvula de escape se abre, el pistón vuelve a subir, vaciando el cilindro de gases, que se dirigen hacia el sistema de escape. El cilindro vuelve a estar ahora vacío para llenarse de aire o de mezcla de aire y gasolina y volver a iniciarse el ciclo del motor.

Imagen de www.autonoción.com

Este ciclo se suele repetir en los motores, por increíble que parezca, unas 3500 veces por minuto. Evidentemente, la repetición continuada de cada una de estas fases va provocando una acumulación de residuos, como hollín o carbonilla, inevitable dentro del motor. Para evitar que estos residuos perjudiquen el rendimiento de nuestro motor provocando tirones, exceso de humos de escape, pérdidas de potencia, o incluso averías más graves, Wynn’s ofrece una amplia gama de aditivos para conductores y profesionales que incluye productos específicos para actuar en cada una de las fases de funcionamiento de un motor. Así, existen aditivos que se añaden directamente en el depósito de combustible específicos para la limpieza pre-combustión (limpieza de inyectores), para la limpieza durante la combustión (limpieza de cilindros y turbo) y para la limpieza post-combustión (limpieza del filtro de partículas diésel y limpieza del catalizador y la sonda lambda).

Para casos de suciedad más grave, la máquina MultiSERVE de Wynn’s ofrece tratamientos de limpieza que se inyectan en directamente en el área problemática del motor. De este modo, ofrece el tratamiento de limpieza del sistema de admisión, tratamiento de limpieza del sistema de inyección, tratamiento de limpieza del turbo y el tratamiento de limpieza del filtro de partículas diésel (DPF).

Su taller de confianza le aconsejará el producto o tratamiento ideal de Wynn’s que requiera su vehículo para solucionar cada problema, ayudando a mantener los componentes internos en las mejores condiciones, y a prolongar su vida útil, conservando al máximo la eficiencia y el rendimiento del motor de su vehículo.