¿Qué es el Catalizador?

El catalizador o convertidor catalítico es una pieza del vehículo situada en el sistema de escape. La función principal del catalizador es reducir el nivel de elementos contaminantes de los gases que se producen durante la combustión. De esta manera, conseguimos reducir el efecto contaminante de las emisiones que producen nuestros vehículos. Desde hace unos años, la presencia del convertidor catalítico es obligatoria en todos los vehículos. En los vehículos diésel, el catalizador a menudo se confunde con el filtro de partículas o DPF (Diesel Particulate Filter), aunque, técnicamente, el DPF es un filtro extra de los gases del escape, que puede estar integrado o no dentro del mismo cuerpo de acero que el catalizador. La función del DPF es filtrar las partículas sólidas de hollín que se encuentran en los gases de escape.

Imagen de Mecánica en Acción www.mecanicaenaccion.com

El catalizador suele estar formado por una carcasa de acero inoxidable que aloja una estructura cerámica con infinidad de minúsculas celdas catalíticas a través de las cuales pasan los gases de escape. La estructura interna del convertidor catalítico contiene una resina rica en metales nobles como el platino, el paladio o el rodio. Estos son los elementos catalizadores que, mediante reacciones de oxidación y reducción, transforman principales contaminantes de los gases de escape en compuestos no tóxicos como el nitrógeno, el agua y el dióxido de carbono. Para que estas reacciones tengan lugar de manera efectiva, es necesario que la temperatura en el catalizador se encuentre entre los 400 y los 700 grados centígrados.

Imagen de Mecánica en Acción www.mecanicaenaccion.com

Por norma general, podemos decir que el catalizador nos podrá durar en buen estado unos 120.000 km. Además, existen aditivos específicos que nos ayudarán a mantener este dispositivo de nuestro vehículo en buen estado de funcionamiento.

Si notamos alguno de los siguientes problemas:

  • notamos una pérdida de potencia al acelerar o que el motor se cala en exceso a ralentí
  • escuchamos ruidos metálicos en la parte baja y trasera del vehículo
  • notamos un humo denso y con un olor distinto al habitual

puede deberse a que el catalizador:

  • esté obstruido
  • la estructura cerámica del interior del catalizador se haya roto
  • encuentre en mal estado

y, por lo tanto, será necesario llevar el vehículo al taller para revisarlo y repararlo como corresponda.