Año Nuevo… ¡Nuevos Propósitos de Mantenimiento (del Vehículo)!

Cómo mantener nuestro coche en el mejor estado posible para evitar averías

El año nuevo viene siempre cargado de nuevos propósitos, hacer deporte, comer sano, dejar de fumar, mimar más a los que nos rodean… Pero, ¿por qué nuestros propósitos nunca contemplan cuidar del vehículo que día tras día nos lleva al trabajo, al gimnasio, a la universidad,…? Lo cierto es que cuando nos quedamos sin coche nuestra rutina se ve afectada y supone en muchas ocasiones un problema. Veamos entonces de qué maneras podemos mantenerlo en el mejor estado posible, ya que un vehículo en buen estado se traduce en seguridad para nosotros y para el resto de conductores.

Además, muchas averías que sufren nuestros vehículos son provocadas por un mantenimiento inadecuado. Esto significa que muchas de esas averías podrían haberse evitado cuidando nuestro vehículo apropiadamente, sobre todo cuando se trata de vehículos de cierta edad, que son los que más averías sufren.

La correa de distribución, por ejemplo, es una de esas piezas del motor cuya sustitución a tiempo puede suponer evitarnos un disgusto mucho mayor a largo plazo. Cambiar una correa de distribución puede costarnos alrededor de 400 euros, mientras que la reparación de los daños que provoca su rotura puede llegar a costar hasta 3000 euros. Por lo tanto, es importante que sigamos las recomendaciones de nuestro profesional de confianza para mantener esta pieza del motor en buen estado en todo momento y evitar daños mayores.

Otra de las cosas que debemos vigilar siempre son los niveles de los fluidos del vehículo. Como todos sabemos ya, es importante vigilar el nivel de aceite, que debe estar siempre entre las 2 marcas que aparecen en la varilla que mide el nivel. Todos sabemos que circular con aceite insuficiente es dañino para el motor y que puede ocasionar graves averías, como el gripado del motor. Sin embargo, no todo el mundo sabe que circular con un exceso de aceite es también perjudicial para el motor de nuestro, pudiendo ocasionar averías costosas. También es importante controlar el nivel de líquido refrigerante, que evita el sobrecalentamiento del vehículo, al mismo tiempo que protege al motor frente a la corrosión, y frente a las bajas temperaturas, ya que tiene propiedades anticongelantes. Circular sin líquido de refrigeración nos puede provocar la rotura de la junta de la culata; una avería seria y con un elevado coste de reparación.

También es importante que protejamos nuestro vehículo de la suciedad que pueda acumularse en su interior, la cual, a la larga, puede provocarnos graves problemas y averías. Lo mejor para evitar estas suciedades es la utilización de aditivos específicos para nuestro tipo de vehículo. Los aditivos no son más que productos químicos formulados para proteger nuestro motor y disolver los depósitos de suciedad que se puedan ir acumulando en las diferentes partes del motor, reduciendo también las emisiones causadas por el exceso de suciedad interna. Existen aditivos para la limpieza de inyectores, tanto para vehículos gasolina como diésel, para la limpieza de todo el circuito de alimentación, para reducir las emisiones de humos negros, aditivos específicos para el circuito de lubricación o para el circuito de refrigeración, etc.

Como conductores, tenemos la posibilidad de utilizar aditivos formulados para su uso por el público general, que podemos adquirir en gasolineras o tiendas especializadas, o bien podemos dejar que el profesional del taller añada aditivos de uso profesional a nuestro vehículo cuando le realicemos las tareas de mantenimiento. En cualquier caso, lo importante para garantizar la efectividad a largo de este tipo de productos es la constancia y su aplicación siguiendo las recomendaciones del fabricante. Pero está claro que, si mimamos a nuestro coche como se merece, lo acabaremos notando a largo plazo.

En los casos en los que hemos “descuidado” nuestro vehículo durante mucho tiempo y la suciedad ya se haya acumulado en exceso en el interior del motor – provocando tirones durante la conducción, exceso de consumo de combustible, pérdidas de potencia, problemas con el DPF, etc.-, podemos limpiar el motor de nuestro vehículo realizándole tratamientos profesionales de limpieza, como los que ofrece la máquina MultiSERVE de Wynn’s, que “inyecta” aditivos profesionales de formulación específica directamente en las partes del motor afectadas, realizando una limpieza exhaustiva y muy efectiva. Los tratamientos de MultiSERVE sólo pueden ser realizados por profesionales en talleres autorizados. No dudes en consultar con tu profesional de confianza para limpiar y mejorar el rendimiento del motor de su vehículo y ayudar a evitar posibles averías en el futuro.