Qué Hacer Cuando Nos Equivocamos de Combustible

Wynn's Te Lo Pone Fácil Para Que No Te Equivoques Con Sus Aditivos

Equivocarse al repostar y añadir el combustible equivocado a nuestro vehí­culo es algo que ocurre más a menudo de lo que pensamos, y es una de las averías más frecuentes de entre las causadas por el propio conductor.

Si nos damos cuenta antes de arrancar el vehículo, todaví­a podemos salvar nuestro coche de una averí­a mayor. Retiraremos la llave del contacto, si está puesta, y no intentaremos arrancar el vehículo en ninguna circunstancia. A continuación, llamaremos a nuestro seguro para que puedan llevarlo a un taller donde extraer el combustible erróneo.

Si arrancamos el vehículo, el combustible equivocado pasa directamente al motor, provocando una averí­a bastante más seria. Esta avería puede tener graves efectos en el motor, especialmente, si añadimos gasolina a un motor diésel.

Los broqueles de las mangueras de gasolina de las estaciones de servicio son más estrechos que las de diésel, por lo tanto, es más difícil introducir una manguera diésel en un vehículo gasolina, ya que normalmente ni siquiera podemos introducirla. Por lo tanto, repostar gasolina en un vehí­culo diésel es una equivocación bastante más fácil de cometer que añadir diésel a un coche gasolina.

Entonces, ¿qué hacemos si nos equivocamos? En primer lugar, si nos damos cuenta nada más repostar, lo más importante es no arrancar el vehí­culo y, si es posible, ni siquiera poner la llave en el contacto ni mover el coche. Al arrancar el vehículo, el combustible entra directamente en el motor, con lo cual, evitar este paso es esencial para que la averí­a no sea tan grave. Cuanto antes nos demos cuenta del error, mejor, así­ que, si aún no hemos arrancado, llamaremos inmediatamente al seguro de nuestro vehí­culo para que ellos se encarguen de la extracción de carburante. Nunca intentaremos encargarnos nosotros mismos de la extracción de combustible, ya que es un proceso que implica riesgos y es imprescindible realizarlo siguiendo ciertos protocolos de seguridad.

Si arrancamos un vehículo gasolina al que le hemos añadido diésel, el vehículo arrancará, pero el motor se parará inmediatamente. En este caso, habrá que llevar el vehí­culo al taller y habrá que vaciarlo y limpiar todas las partes del motor que hayan entrado en contacto con el diésel. Si arrancamos un vehí­culo diésel al que le hemos añadido gasolina, arrancará, circulará haciendo unos ruidos extraños y terminará parándose. Al contrario que los vehí­culos gasolina, que con el combustible equivocado no llegan a circular, los vehí­culos diésel sí­ lo hacen, lo que puede provocar daños graves en los sistemas del motor. Por esta razón, en el taller tendrán que comprobar los daños que haya podido sufrir el motor.

Wynn’s es consciente de que esta equivocación gasolina/diésel es relativamente fácil de cometer y, por ese motivo, y por la seguridad de los usuarios, desarrolló las botellas de aditivos con cuello diferenciado para gasolina y diésel, tanto en la gama consumo como en la gama profesional, compatibles también con los nuevos vehí­culos con depósito con sistema Capless Fuel Fillers. Una solución innovadora desarrollada para la máxima conveniencia del usuario.